Grado de protección IP69K: el mayor certificado de fiabilidad


En el mundo en el que vivimos, hay muchas cosas que se llevan a debate. Infinidad de opiniones diferentes hacen que valoremos distintas opciones acerca de todo lo que nos rodea. Y es que ya se sabe: para gustos colores.

Pero hay algo con lo que todos estamos de acuerdo. Y es que siempre queremos la mejor calidad para nuestros productos.

En el sector industrial, por supuesto, ocurre lo mismo. Contar con materiales óptimos que otorguen un valor añadido a nuestros servicios y que nos permitan realizar nuestro trabajo con exactitud y calidad es un factor que todos deberíamos tener en cuenta porque a largo plazo es lo que nos llevará al éxito.
Por eso hoy vamos a hablar del grado de certificación IP69K.

¿Qué es IP69K?

IP69K hace referencia al grado de protección de los productos. Se trata del nivel más alto que existe.

Pero estos números y estas letras no están puestas, como imaginaréis, al azar. En este caso, el número 6 representa el grado de protección frente a sólidos (básicamente, polvo), y el 9K indica el grado de protección frente al agua (por vapor o por alta presión).

El baremo de calificación es de 1 a 6, en el primer caso. Y de 1 a 8, en el segundo.

Como vemos, el grado de líquido es mayor al parámetro establecido. Esto es porque se consideró que esta validación no era suficiente para aquellas aplicaciones que requieren una limpieza intensiva y constante y que están expuestas a altas presiones y temperaturas.

Principales aplicaciones y beneficios

Este grado de certificación es importante para todos los sectores. Tanto es así que en la actualidad ya no solo es imprescindible para las fábricas, sino que cada vez más las industrias de consumo lo tienen como referente. Hoy podemos ver muchos dispositivos móviles de última generación con esta calificación. Estos son aquellos Smartphones que pueden sumergirse en el agua, por ejemplo.

Pero las que más firman bajo este certificado son la industria farmacéutica, alimentaria y de bebidas. Y es que, por el sector al que pertenecen, necesitan mucho cuidado y en ellas el uso de limpieza a alta presión es habitual. Con el certificado IP69K garantizan calidad, fiabilidad y mayor grado de robustez.

Además, sus carcasas son herméticas al polvo y soportan alta presión y limpieza al vapor, lo que proporciona un alto grado de higiene y esterilización. Sin duda, los factores primordiales para estos sectores.

Pero este requerimiento de seguridad no engloba únicamente a los productos. También es importante que todos aquellos aspectos que están relacionados con dicha maquinaria cumplan con esta homologación. Así, los diferentes accesorios como conectores, cables, encoders, etc. deben tener el grado de seguridad IP69K. ¿De qué serviría tener la garantía y seguridad en un producto si el cable que lo conecta está expuesto a sufrir daños?

En Intertronic contamos con muchos productos con certificación IP69K para certificar la seguridad y el buen funcionamiento.

Porque solo creemos en una manera de hacer las cosas: con garantía, fiabilidad y calidad.

Y vosotros, ¿contáis con el mayor certificado de calidad en vuestros procesos productivos?