La era del habilitador tecnológico


La evolución del desarrollo del ser humano, en todos los aspectos, es algo que muchos hemos estudiado, comprendido e incluso vivido. No cabe duda de que para crecer como persona ha habido que reinventarse y crear nuevos avances que permitieran que el ser humano sea la persona desarrollada que es hoy.

Lo cierto es que cuando pensamos en evolución, o vemos las diferencias existentes con años anteriores, la costumbre es viajar hasta tiempo remotos donde siempre recalcamos la ausencia de electrodomésticos, televisión o transporte, por ejemplo.

Y es que las revoluciones llegaron para inventar la rueda, la tecnología e incluso las cadenas de montaje para garantizar mayor productividad en el ámbito empresarial. Porque, como bien sabemos, la automatización ha sido importante siempre. 

Cuarta revolución industrial

Pero, llegados a este punto, ¿ya está todo inventado?
La respuesta es, por supuesto, negativa. Actualmente, estamos ante una cuarta revolución industrial.
Y es que la tecnología avanza a pasos agigantados, ofreciendo mejoras y un abanico muy amplio de posibilidades a las empresas.

Visión artificial

La primera revolución industrial inventó, entre otras cosas, la máquina de vapor. La segunda revolucionó a la sociedad con la implantación del trabajo en cadena y la electricidad. La tercera, implantó la robótica, las tecnologías de la información y la electrónica. Y la cuarta revolución industrial ha venido de la mano del BIG DATA, la visión artificial, la realidad aumentada, la trazabilidad, los robots colaborativos y mucho más. 

Todo esto es lo que llamamos habilitadores o facilitadores tecnológicos:herramientas que permiten que la transformación digital sea posible.

Trabajadores del conocimiento

Con la transformación digital, los trabajadores cambian sus funciones y su puesto de trabajo. Y es que la Industria 4.0 pretende que aquellos trabajos mecánicos que pueden perjudicar la salud del operario (malas posturas) y que quitan tiempo de producción, sean sustituidos por tecnología.

Así, si un robot realiza esas funciones, el operario puede dedicarse a otro tipo de trabajos de carácter creativo, más funcional y menos cansado.

Con todo esto, podemos afirmar que esta revolución tecnológica está creando un nuevo concepto de trabajadores: los trabajadores tecnológicos.

Los habilitadores tecnológicos pretenden ayudar a ambas partes: al proceso de producción y al operario.
Y este es un aspecto que hay que tener muy en cuenta, ya que la era digital no implica únicamente a la tecnología. En este nuevo escenario también son muy importantes las personas. Y es que para ejercer las funciones actuales se necesitan personas fuertes, proactivas, abiertas al cambio y con la capacidad suficiente para entender la cuarta revolución.

Y tú, ¿estás preparado para esta nueva era?