Realidad aumentada: la nueva revolución


realidad aumentada

Si hace unos años nos hubieran comentado muchos de los avances tecnológicos que tenemos ahora, probablemente no lo habríamos creído. Y es que en cierto modo parece que vivimos en una época futurista que pensamos que nunca llegaría.
Así, contamos con Smartphones de última generación, internet como una parte imprescindible de nuestras vidas e incluso con robots trabajando a nuestro lado.

Pero hay mucho más, y la Industria 4.0 ha traído consigo muchos avances que están revolucionando las fábricas y nuestra vida cotidiana. Hablamos de la realidad aumentada (RA).

Realidad aumentada: Características y aplicaciones

La realidad aumentada es un concepto que parece muy nuevo, pero en realidad lleva ya muchos años. En 1992, el inventor Thomas P. Caudell acuñó este término para referirse a la forma de trabajo de su fábrica, en la que ya usaban un software para desplegar los planos de cableado sobre las piezas producidas. Pero, incluso antes, otros ya habían hablado sobre este tipo de tecnología. En 1952, Morton Heilig, filósofo, realizador de cine y visionario, construyó Sensorama, un prototipo similar a una máquina de videojuegos arcade, que proyectaba imágenes en 3D y emitía sonidos, vibración y aire al usuario.

Como vemos, desde hace años es mucha la necesidad que se tenía de insertar este tipo de tecnología. Y es que aporta muchos beneficios.
La realidad aumentada combina el mundo real con el virtual para comprender mejor todo lo que nos rodea. De este modo, nos permite tener experiencias de mayor calidad, tanto en el ámbito lúdico como en el profesional.

realidad aumentada

Un buen ejemplo de ello es la famosa aplicación de Pokémon Go. Este juego revolucionó hasta límites que ni sus creadores sospechaban. De pronto, pudimos observar cómo miles de personas de todo el mundo salían a la calle en busca de personajes ficticios que, tras la pantalla de su Smartphone, cobraban vida.

Era una nueva revolución. Y, como en muchos otros ámbitos, las marcas se hicieron eco de ello y crearon aplicaciones de RA que cumplieran las necesidades del cliente. Ikea, por ejemplo, creó Ikea Place, un catálogo virtual con el que a través del móvil, el usuario podía ver cómo quedaban los muebles en su casa. Se trataba de una nueva forma de consumo en la que ambas partes (marca y cliente) salían ganando.
Ambos ejemplos tratan de vender y ofrecer a los clientes experiencias interactivas.

Pero la realidad aumentada todavía abarca mucho más. Y en el ámbito industrial juega un papel importantísimo. En las fábricas, permite diseñar y personalizar productos de manera precisa y tener una visión general al detalle de su fabricación. Además, ofrece la posibilidad de monitorizar el proceso de producción y su supervisión. 

Así, podemos afirmar que la realidad aumentada mejora nuestro entorno mediante la superposición de información de interés: imágenes, objetos 3D o vídeos.
Son tantas las posibilidades que ofrece y la importancia que está adquiriendo, que su aplicación ha llegado a sectores que no imaginaríamos.
En la actualidad, ya se puede observar la RA en el ámbito de la medicina, la cirugía y la arquitectura, entre otras. Ofreciendo la ventaja de ver el historial del paciente durante una operación o comprobar cómo quedará una casa después de ser construida, según cada caso.

Realidad aumentada vs. Realidad virtual

realidad virtual

Para muchos, ambos conceptos les parecerán iguales, pero lo cierto es que hay muchas diferencias entre realidad aumentada y realidad virtual.
Realidad virtual es ficción, tal y como la conocemos. Nos adentra en mundos ficticios creados desde cero.
Al contrario, la realidad aumentada suma a nuestro mundo real. Se trata de mirar a nuestro alrededor y añadirle experiencias en formato real, es decir, en 3D. Se superponen realidades artificiales.

Así, podemos entender que la App de Pokémon Go es RA porque añade al entorno que vemos un elemento artificial, pero no modifica la realidad.
Sin embargo, unas gafas de realidad virtual que venden con algunos videojuegos sí es solo realidad virtual porque nos transporta a un mundo totalmente imaginario.

Todas estas características y definiciones parecen sacadas de una película de fantasía, pero lo cierto es que en muchos ámbitos y contextos se convive día a día con esta tecnología. Y en este aspecto, ¿cuánto habrá que esperar para que la realidad supere completamente a la ficción?

¡Bienvenidos al futuro!