El papel de la robótica en la industria


El mundo de la tecnología avanza a pasos agigantados. Por ello, las industrias están siempre en completa actualización para aplicar en el sector los mejores avances que permitan que el proceso productivo sea más eficiente. Así, la idea futurista de trabajar de manera cercana humanos con robots es ya una realidad incluso en áreas que antes ni imaginábamos.
Dentro de la industria 4.0, los robots juegan un papel muy importante gracias a todas las ventajas que aportan:

  • Aseguran un alto nivel de productividad e interlocución, ya que utilizan diferentes protocolos y elementos que hacen que la comunicación con el control de máquina sea más rápida y segura.
  • Ofrecen mayor precisión en aplicaciones de alta repetibilidad. Lo que conlleva a una reducción de errores de operación que permite mejorar los ratios de calidad en todos sus movimientos. Esto repercute positivamente, sobre todo, en aplicaciones de pick & place e inspección. Así, el ahorro energético es mayor, el consumo de la materia prima se reduce y el retorno de la inversión realizada se crea en un período de tiempo más breve.

La inteligencia artificial donde la robótica busca imitar a un humano, tanto en lo emocional como en lo corporal (movimiento), ha permitido cambiar el concepto de robot convencional.

Hoy es posible aplicar la tecnología robótica en otros tipos de industria como cirugía médica, transporte, rehabilitación física de personas, prótesis inteligentes o inspecciones subacuáticas, entre otras.
Son muchos los beneficios que aporta la robótica en nuestro día a día. Por ello, en el futuro, esta tecnología debería permitirnos tener una mayor calidad de vida, ya sea en una fábrica o en casa.
Todas estas posibilidades se hacen reales gracias a un nuevo concepto tecnológico que pisa fuerte en la industria: los robots colaborativos.

Robot colaborativo

Robots colaborativos

Las fábricas del futuro seguirán siendo lideradas por personas, pero, sin duda, serán potenciadas por robots colaborativos. La integración de esta tecnología implica un cambio en las líneas de producción al convertirlas en más eficientes en colaboración con el operador. Gracias a ello, el abanico de posibilidades de aplicación y sectores de uso es inmenso y permite la automatización de cualquier proceso.

¿Por qué montar un robot colaborativo?

La instalación en una fábrica de un robot colaborativos es mucho más rápida que la de un robot convencional, ya que no necesita vallados y/o equipos de seguridad, como barreras o escáneres. Pero, además de todas estas ventajas para su puesta en marcha, ofrece muchos más beneficios funcionales que hace que hace que la robótica colaborativa sea la mejor opción para las industrias actuales:

  • Fácil y rápida programación y configuración del robot.
  • No se requieren técnicos especializados para su montaje y funcionamiento.
  • Puede trabajar de forma segura con un operario.
  • Es la mejor solución en empresas donde se desee optimizar procesos y reducir posibles riesgos asociados a la salud de los operarios.
  • Fiabilidad en operaciones donde se busque el fallo 0 del operario con la consecuente reducción de coste de materiales y parada de máquina.
  • Tiempo de ciclos más rápidos.
  • Permite que la robótica sea más asequible para pequeñas y medianas empresas mejorando sus procesos productivos.

Todos los grandes fabricantes de robótica convencional han desarrollado robótica colaborativa. Tanto es así que en la actualidad existen fabricantes exclusivos de robótica colaborativa.

Es tanta la importancia de este tipo de tecnología que en la actualidad existen robots de hasta 6 y 7 ejes o incluso de aspecto humanoide. También se han creado pinzas o brazos colaborativos.

Gracias a la ambición existente en la industria y a su continua búsqueda de la excelencia en todos los procesos juntos con el ahorro de costes, el crecimiento de la robótica colaborativa tiende hacia un crecimiento imparable.